miércoles, 3 de diciembre de 2014

Algo nuevo


El canto del pájaro libre la trasladó a su propia esclavitud.
Imaginó qué se sentiría poder alzar la voz y decorar el aire en diferentes matices de expresión y pensamiento.
Fantaseó con batir sus brazos y elevarse en vuelo, desconectada de la tierra y su tiranía. Despojada de todo, y a su vez, llevando consigo las únicas cosas que necesitaba: su sencillez y curiosidad.
Observó la luz del alba y un millón de rayos se posaron sobre su pecho, fugándose de su cuerpo a través de un tenue suspiro. Renunciando al abandono y a la soledad, se puso en pie y avanzó hacia la reja perversa que cercaba su ansia de vivir.

No le importó el verdugo que quería detenerla a sus espaldas, ni tampoco el dolor de las púas clavándose en su palma derecha, porque existía un dolor más absoluto que ese y más ardor que el de los proyectiles que rasgarían su cuerpo al escapar.
Sus pies no conocían el límite, su torso se desplazaba cortando el aire y su mirada obstinada no titubeó ni se detuvo.
Nada le causó mayor placer que la hierba fresca acariciándo sus pies. El exterior le pareció enorme y difícil de explorar, pero aún le quedaban fuerzas para avanzar y seguir soñando.
El anhelo de una vida diferente era más que una ilusión. Lo había ideado tantas veces y tantas veces mejor era sentirlo, que no importaba lo demás.

Ni siquiera ese líquido rojo y caliente que notó descender de su vientre, ni tampoco el estruendo que iba abriéndose paso.
El olor del nuevo amanecer era más vívido que el de la pólvora y las nuevas heridas no tendrían lugar en donde habitar. Ya nada podría hacerle daño; había triunfado.
El miedo y la cobardía formaban parte de un pasado oscuro, silencioso, y tan lejano que la realidad empañaba su recuerdo. Sus piernas cedieron lentamente y sintió como entregaba su energía al suelo. Su mejilla izquierda se hundió en el pasto convirtiéndose en uno solo y su respiración entrecortada se fusionó con el barro, llenándolo de ALGO NUEVO.








                                      


No hay comentarios:

Publicar un comentario