sábado, 24 de enero de 2015

Hipertensión literaria

Las ideas revueltas, apelmazadas, sin forma, y el ansia del escritor a punto de ebullición se riñen sin control en un espacio denso, manchado de conceptos y pensamientos desencajados.

Un hilo invisible tira de la mano atolondrada y el lápiz a punto de quebrar. 
La frustración se escabulle, juega una carrera con la esencia, y le gana.
Mientras tanto, las palabras que no logran ser escritas escalan por la garganta, mezclándose en un montón de suspenso y saliva.

El escritor sólo quiere que la idea y el relato broten a la par, pero la mano se rebela y el trazo parece de piedra. Los verbos ganan terreno penetrando la carne y el hueso, desesperados por moverse y abrirse lugar. La creatividad rebota, golpea, protruye, se dobla y se desgarra deseando manifestarse.

Y es en ese instante que el escritor relaja sus dedos. Descansa extendiendo su cuerpo, conectándose con las letras. Las piensa, las saborea, las hace suyas...
Las palabras cautivas se acomodan, transitan, vencen los obstáculos del camino y desfilan como sangre por los tejidos. Caminan dispersas en un principio, pero luego se entrelazan y se dirigen extasiadas a su destino incierto.

El escritor lo sabe porque las sintió moverse, las observó saltar y correr por su figura. Percibió a la alegría acalorándole la piel y a la emoción tirándole de los pelos del brazo. Escuchó a la expresión pegándole al corazón...
Y sonrió, cuando la pasión desenfrenada saltó sin avisar, obligando a la mano con el lápiz apretado a bailar en un escenario de papel blanco.



9 comentarios:

  1. Qué forma tan bonita y original de describir el proceso creativo, está llena de sentimiento a flor de piel. Se nota que sabes muy bien de lo que hablas :)

    Un abrazo fuerte, querida, y que las musas te conserven tan viva inspiración!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Julia. Tus palabras son siempre cálidas y alentadoras.
      Me alegra que te haya gustado. Nos estamos leyendo, otro abrazo para ti :D

      Eliminar
  2. ¡Buah! Has descrito prácticamente a la Perfección las sensaciones que te recorren por el cuerpo cuando escribes, cuando las Letras fluyen por las venas... *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Campanilla Feroz. Así es, escribir siempre nos llena de sensaciones y emociones muy especiales. Un gusto tenerte por aquí, saludos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios, Lar Petar Món. Saludos.

      Eliminar
  4. Muy buena representación de lo que se siente al crear... cuando tienes ese deseo incontenible y muchas veces tienes que esperar a que se ponga de acuerdo con el cuerpo para nacer.

    Bravo!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay días en que las palabras fluyen como agua sobre el papel, otros en los que quedan retenidas en el cuerpo, ansiando salir.

      Muchísimas gracias por la visita y el comentario, Carol. Me agrada que te haya parecido bueno. Un abrazo :)

      Eliminar