lunes, 2 de febrero de 2015

El Hombre de Viento

Allí en la ciudad de Neisurio, vivía El Hombre de Viento.
Joven y silencioso, de apariencia frágil e inofensivo, no tenía piedad al momento de explotar la virtud ni de zumbar incompasivo.
Había sucedido un sábado a la tarde, en el curso de una tormenta de verano.
Se sintió deslumbrado por el tornadillo que hacía frente alrededor de su casa, y el uso del diminutivo puede ser paradójico, ya que la fuerza implacable de aquel fenómeno y la omnipotencia de su andar resultaban alucinantes e inigualables.

Sintió celos de aquel flujo de gases, quiso él también sentir tanto poder en su cuerpo y tanta repercusión a su paso. Enceguecido e irracional, corrió a máxima velocidad hacia el objeto de su deseo y se quedó allí a merced del viento.
Se entendieron tan bien que le costaba creerlo; parecían pertenecerse, complementarse. 
Experimentó al elemento hasta en lo más profundo de su conformación y a partir de allí vio nacer la cualidad.

Ahora, él también podía derribar todo por su camino, podía crear ráfagas y convertirse en huracán.
Se pasaba el día jugando con las faldas de las damas, armando puzzles en su cuerpo con las hojas caídas del otoño y soplando flores secas. Creaba torbellinos con sus manos y la brisa que emanaba de su cuerpo le permitía flotar dentro de su ropa.
Luego, sintió la imperiosa necesidad de exigirse mucho más, de ejercitar su habilidad y probar de lo que era capaz.
Si bien intentaba no hacer destrozos, era habitual que se saliera con la suya, que volara letreros y que despedazara el techo de alguna casa.


Nunca fue tan feliz como cuando giraba a toda velocidad, nunca se divirtió tanto despeinando los cabellos, ni se sintió tan pleno como cuando formaba olas en el mar con su aliento.
Sin embargo, su condición tenía un precio y él no era muy consciente de ello. 
El viento se alimentaba de su energía y viceversa, pero el intercambio de potencia e intensidad no era equitativo: el viento siempre seguiría siéndolo, en cambio, él sería por siempre ''El Hombre de''.

No importaba cuanto bufara ni que tan poderoso resultara ser El Hombre de Viento, se desvanecía de a poco con cada ventisca, con cada remolino. Su fuente de sustentación lo consumía lentamente, agazapado y sigiloso. Parecían cómplices en sus andanzas, compañeros en sus bruscas apariciones, pero era una alianza temporal y con un final predecible. El ingenuo desconocía las intenciones de su nuevo amigo, no concebía la idea de dudar de esa unión que había transformado su apática vida y le había brindado un poder, a su consideración, ilimitado.

El Hombre de Viento, embriagado en su ambición y sintiéndose más vivo que nunca, se apagaba con cada movimiento. Su naturaleza se aplacaba delante de sus víctimas, que lo miraban burlones ante su desdibujada autoridad.
Y una noche de septiembre, radiante y febril, El Hombre de Viento salió de paseo por la ciudad.

Se encargó de desordenar los jardines y de partir cristales con su risa retumbante.
Hizo volar automóviles y percutir postes de luz. La euforia no le había permitido notar su creciente debilidad, pero al regreso El Hombre de Viento se sintió más abatido que nunca, y cuando intentó echarse a correr sus piernas inmóviles lo traicionaron, disipando su dominio y su vigor.

¿Qué habrá sido del Hombre de Viento?


Dicen que no le quedó ni la fuerza de un suspiro...



6 comentarios:

  1. Me ha encantado. Derrochó hasta su último suspiro. Lo interpreto como la vida de una persona y sus etapas. Me ha encantado. Quizás todos somos algo como El Hombre del Viento y quizás algunos forman unos tornados más grandes que otros. Tal vez el temperamento, la justicia, el amor,....todo. Impresionante, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegra que te haya gustado. Y estoy de acuerdo contigo, todos a nuestra manera, con nuestros mejores o con nuestros peores vientos vamos dejando huellas. Algunas perdurarán más que otras, pero de seguro no pasarán desapercibidas por esta vida (o al menos eso intentan). Un gusto tenerte por aquí Ana Lía, saludos.

      Eliminar
  2. Está muy lindo :) me gusta la elegancia de tu narración, aunque creo que usas muchos adjetivos. Espero seguir leyéndote. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Omar, me alegra que te haya gustado. Gracias por la observación, tenés razón con lo de los adjetivos. Reconozco que es un vicio que tengo al escribir, espero ir corrigiéndolo con el tiempo. Un gusto tenerte por aquí, saludos.

      Eliminar
  3. Qué precioso relato, Sal Yin! Aunque un poco triste por su final es muy poético y orginal. Me ha encantado :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, me pone muy contenta que te haya gustado. Muchas gracias, siempre es un placer tenerte por aquí. Un abrazo y que termines bien el día :)

      Eliminar