domingo, 29 de noviembre de 2015

Mi tempestad

Desharé los dolores vetustos anudados en el fondo de mi piel.
Sacudiré el polvo de mi apolillada chaqueta y alzaré la espalda desnuda. 

Caminaré, despojada de las arremolinadas voces externas, que se multiplican con cada decisión, divertidas en su cuchicheo incesante e impidiéndome oír mis propios pensamientos.
 
Así podré atender a mi voz, comprendiendo con paciencia y bondad las verdades que guarda para mí.

Y los papeles ajados, acumulados por costumbre en mi mochila, arderán en el fuego del abandono. 
 
Estaré atenta a la tormenta que se avecina, a mi tempestad espesa y sin nubes; espesa de temores que secan las ilusiones, que atenúan los sabores de mi existencia.
 
Espesa de inseguridad y sufrimiento, de mis contradicciones, de mi desidia.
 
El ácido aguacero se desplomará por lo que queda de mi entereza, y soplaré con fuerza el rencor, cruel sobreviviente del olvido.
 
Escucharé las gotas repiquetear en mi conciencia.
 
Y me observarás, me verás partir a través de tu ventana mientras mi nítida imagen se arrastra junto al agua que cae, y desaparece.
 
Dejaré que la lluvia me limpie, que emborrone mi figura...
 
Que barra lágrimas secas y despegue de mis párpados la densidad del pasado.
 
Que desdibuje todo lo que no soy, todo aquello a lo que no pertenezco.
 
Que me conceda un cielo renovado; un viento fresco matizado con nuevas fragancias.
 
Revistiendo el aire de confianza, nutriéndome de amor propio y entendimiento.
 
Dejaré que mi lluvia me limpie...



Fotografía de la red.

















Aniversario del blog:

Muchas Gracias a todos los que dedicaron minutos de sus vidas a leer mis letras, a comentar y compartir mis textos. Encontré una red social en la que me siento a gusto, comunidades que brindan un espacio ameno y respetuoso en donde los participantes pueden difundir su creatividad y expresarse libremente.
 
Tuve el placer de interactuar con personas sensibles y apasionadas por lo que hacen; de descubrir mundos ricos e interesantes de escritura y otras formas de expresión.
¡Y me apetece quedarme!, seguir aprendiendo y seguir leyendo a los enamorados de las letras que voy conociendo a través de este medio.
Vuelvo a agradecerte por haber venido y por compartir conmigo un trocito de ti a través de tus palabras. Un abrazo apretado :)



Fotografía editada. Obra original de Alejandro Costas.